Vacaciones, Semana Santa, Puentes... ¿Estás programando un viaje? No te lo pienses dos veces si se te presenta la oportunidad, cualquier destino te puede sorprender con una aventura nueva.

 

           A nuestras amigas las chinches, también les gusta mucho moverse y siempre están de viaje, se agarran de la maleta y no importa a donde vayas, nunca quieren estar solas y se sienten protegidas a tu lado.

 

          Si quieres viajas sin polizontes, sigue estos consejos para que no te sorprendan.

 

           Ya tienes la maleta preparada a rebosar de ropa, que no te falte: Dos mudas para cada día. Aunque luego no te la pongas todas.

 

           Es importante a la hora de elegir maleta que busques una simple, sin pliegues, sin bolsillos, sin costuras, a poder ser una totalmente rígida y sobre todo Prohibido mochilas



        Se acerca el inicio del viaje deseado, empiezan los nervios por llegar a tu medio de transporte y ocupar tu asiento, para dejarte llevar.

 

           No te olvides antes de salir de casa o bien antes de facturar el equipaje de envolver o precintar muy bien tus maletas con film transparente, evitaras que se cuelen las chinches que están al acecho en bodegas, maleteros y guarda equipajes.

 

          Has llegado a tu primer destino, deseando soltar la maleta en la habitación del hotel para empezar a investigar.

 

            Una infestación de chinches comienza siempre en la cama, porque todos tenemos la costumbre de soltar la maleta encima y salir corriendo para no perder ni un segundo de las vacaciones, ellas aprovechan para subir a la cama y quedarse esperando a que nos vayamos a dormir para empezar a cenar a nuestra costa.



  Primero de todo, deja la maleta en el baño y realiza una inspección a fondo.

 

           Mira muy bien las costuras y pliegues del colchón de la cama, para verificar si hay - en el caso de encontrar indicios, baja con tu equipaje a recepción y que te cambien de habitación.


          ----Repite esta operación siempre que cambies de habitación/hotel    


         ---- Es conveniente que dejes la maleta en el lavabo y te cambies siempre ahí, ya que es el lugar más seguro.

 

           Ya de regreso, todo parece un sueño. ¡Qué pena! Todo se acaba, lo bueno más rápido.


          ---- Vas a deshacer el equipaje y dejar todo en su sitio.

 


     Hazlo de forma segura:


          ---- En la galería o terraza, desprecinta las maletas, lleva directamente toda la ropa sucio a la lavadora y lávala a una temperatura mínima de 60 grados, rocía la maleta con un aerosol dirigido a las juntas, ruedas e interior, métela en una bolsa de basura industrial y guárdala para la próxima excursión.

 

           SI has seguido las recomendaciones, no vivirás una pesadilla con las chinches, has vuelto a casa con la tranquilidad de haber hecho un viaje seguro...


          ---- ¿preparado para el próximo?