Un enemigo innato de la ropa son las polillas, un insecto de la familia de las mariposas, que se desarrollan siguiendo un proceso de metamorfosis, pasando por las siguientes fases: huevo, larva, capullo y adulto, que es el insecto que conocemos como polilla.


          Aunque se crea lo contrario, es la larva de la polilla la que daña los tejidos y contra quien debemos luchar para conservar correctamente nuestra ropa. Existen diversas formas para prevenir las polillas, pero para aquellos casos en que estos molestos animalitos ya han atacado nuestros armarios.

 

          5 trucos para eliminar las polillas de la ropa.

 

      Saquitos de lavanda

 

          Un antipolillas natural, pero no por eso menos eficaz, es la lavanda. Por lo que podemos colgar en nuestros armarios o meter en los cajones saquitos de tela llenos de esta hierba aromática como repelente para las polillas y, a la vez, nos servirá como perfume para la ropa.


          Tú mismo/a puedes cultivar esta planta en casa, en este otro artículo te explicamos cómo plantar lavanda.

 

      Cáscaras de naranja y limón

 

          Otra buena idea para combatir las polillas es usar cáscaras de naranja y limón, que también podemos meter en una bolsita de tela para evitar que las mondas de estas frutas pudiesen manchar nuestras prendas.


          Este truco, además de ahuyentar a las polillas, también perfumará nuestros armarios.

 

      Cedro


           El cedro, un árbol de la familia de las coníferas pináceas, también funciona como repelente para las polillas. Es por esto que podemos colocar en los armarios un recipiente adecuado con aceite de cedro, prestando atención para no manchar nada. También se pueden utilizar pequeños trozos de esta madera para meterlos entre la ropa.

 

      Clavo de olor


          Otro truco natural que puedes utilizar contra estos insectos que atacan tu ropa es meter clavos de olor , especialmente en los bolsillos de las prendas de lana y abrigos. Será una buena manera de alejar las polillas de los tejidos más vulnerables, los tejidos orgánicos.

 

      Naftalina o alcanfor


          Pasando ya a los antipolillas químicos -que se caracterizan por el desagradable olor que desprenden-, podemos optar por la naftalina o el alcanfor que suelen comercializarse en forma de bolas que se colocan entre la ropa o pastillas para colgar junto a las perchas.


          Estos productos deben mantenerse fuera del alcance de los niños, ya que son tóxicos

 

      Prevención de polillas


           Quizá resulta más importante saber de qué formas puedes prevenir que las polillas ataquen tu ropa para no tener que después luchar contra ellas para eliminarlas.


           Es por esto que en  te explicamos paso a paso cómo evitar las polillas.