7 olores desagradables a los que dirás adiós gracias al ozono



          La Red de Vigilancia de Calidad del Aire define como molesto o desagradable un olor “reconocido por una o varias personas como desagradable” así como aquel que “afecta a la calidad de vida” de quien lo percibe, en el sentido que sea.


            Los malos olores están en el punto de mira, no sólo por su participación en el índice de salubridad de un espacio, sino porque se consideran un “determinante de salud”, es decir, un elemento clave para establecer el estado de salud general de la población en un área específica.



            Así se recoge en las Encuestas Nacionales de Salud que el INE lleva a cabo en nuestro país periódicamente.


            Vivir y trabajar en un ambiente limpio y sin malos olores es fundamental pero ¿cuáles son los olores que más nos molestan? Según publica la revista Muy Interesante, la mayor parte de los expertos coinciden en que el primer lugar lo comparten los huevos podridos y los calcetines muy usados, ya que comparten un mismo componente desencadenante: el mercaptano, capaz de hacernos sentir enfermos al olerlo.


          Para liberar Tu Negocio de estos olores (y de muchos más), la mejor solución es realizar una intervencion higienizadora con ozono  ¿Te imaginas una habitación de hotel que huela a pies? ¿O a tabaco? Si no quieres que tus clientes se encuentren con desagradables sorpresas olfativas, apúntate al ozono.



           Te contamos siete olores desagradables que elimina… para hacer tu vida más limpia.


          ---- Humo: gracias a su potente poder de desinfección, limpieza y desodorización, una intervención con ozono se lleva por delante tanto el olor a cualquier tipo de humo, desde el del tabaco (que es el más habitual en el interior de vehículos o habitaciones de hotel), al de fuegos (controlados o no) o tubos de escape.


          Si tienes un negocio de alquiler de vehículos, un hotel o una casa rural con chimenea y quieres que el aire huela a limpio, el ozono es la solución.


         ---- Olores corporales: la eliminación de los olores que generamos las personas en el día a día debido a la transpiración y a trabajar en muchas ocasiones en espacios cerrados y poco o mal ventilados durante muchas horas es otro de los grandes campos del ozono.



          Especialmente indicado para desodorizar el interior de espacios reducidos como vehículos, cocinas, probadores de comercios… estancias donde el aire se vicia fácilmente, en general.


           ---- Mascotas: ¿Viajas de fin de semana con tus mascotas a un hotel? ¿Las llevarás contigo a una escapada a un apartamento de alquiler o un bungalow en la playa o la montaña? Convivir con mascotas genera una serie de olores a los que los dueños se suelen acostumbrar porque los tienen presentes todos los días, pero quien no vive con animales los percibe enseguida.


          Elimina rápidamente los olores de las mascotas gracias al ozono. Si tienes una clínica veterinaria y recurres al ozono, además estarás desinfectando los espacios de manera eficiente.



          ---- Moho: el olor a moho y a humedad es uno de los más desagradables que existen y también de los más comunes. Almacenes, despensas, naves, armarios y zonas en general poco transitadas y ventiladas de nuestro negocio o nuestro hogar son firmes candidatas a oler “a cerrado” o “a viejo”, como se suele decir.


          Ponle remedio mediante una intervención higienizadora con ozono, a través de una empresa profesional.


          ---- Alimentos frescos: aunque estén en buenas condiciones, sean frescos y los acabemos  de comprar, existe una gran variedad de alimentos frescos que tienen un olor muy fuerte y que no resulta siempre agradable al olfato.


          Las cámaras frigoríficas de restaurantes y cocinas de bares, hoteles y otros establecimientos con servicio de comidas (como los comedores escolares o universitarios) suelen acumular en su interior una amalgama de olores que es necesario eliminar periódicamente para que la comida se conserve en perfectas condiciones.



          Con el ozono, problema resuelto.


           ---- Procesos relacionados con la cocina: todos hemos sufrido alguna vez la desagradable experiencia de entrar a tomar algo a un bar o reservar mesa en un restaurante y que el olor a aceite quemado y a fritos nos haya amargado la velada y se haya venido con nosotros adherido a la ropa y al pelo para recordarnos el mal rato que hemos pasado.


          Si no quieres que tus clientes huyan de tu establecimiento a causa de los olores asociados a los procesos de cocina, procura ventilar bien, limpiar con regularidad los conductos y sistemas de extracción y desodoriza tu local con ozono.


           ---- Basura: el ozono también acaba con el mal olor de la basura en cualquier establecimiento, asegurando que el aire estará siempre fresco y que olerá a lo que tiene que oler: a limpieza y desinfección (y al ambientador que tengas puesto).



           Junto con los mencionados, la accion higienizadora y desodorizadora del ozono  se lleva también otro tipo de olores, como los químicos (a petróleo, gasolina y productos químicos en general) y otros generados por la actividad diaria.


          Si quieres desodorizar Tu Negocio y que tus clientes encuentren un ambiente agradable y quieran volver (sobre todo en el caso de hoteles, restaurantes o gimnasios), contrata nuestros servicios.


    Somos profesionales

.     El enlace externo abre una nueva pestaña o ventana.Consultanos

El enlace externo abre una nueva pestaña o ventana.610 96 37


           Y a ti ¿cuál es el olor que más te molesta? ¿Alguna vez has tenido una experiencia desagradable con olores en habitaciones de hotel, coches de alquiler o espacios comerciales? Cuéntanos.