Los malos olores en bares son una característica típica, pero esto no significa que deba aceptarse como un mal ineludible.


          Muy al contrario, está  más que demostrado que los clientes prefieren un aire limpio, purificado, en el que respirar sea una experiencia agradable, por lo que se impone un tratamiento ambiental.


          La tecnología del ozono nos permite conseguir unos resultados de pureza ambiental que no puede igualar ningún otro sistema.


          No sólo obtenemos un aire limpio, totalmente higienizado de bacterias, virus y alérgenos, sino completamente desodorizado, y lo mismo ocurre con los modernos purificadores de aire, que suman la función ozonizadora a otras tecnologías para una actuación conjunta.



         Eliminación de malos olores en bares con ozono

 

         El ozono también ayuda sobremanera a higienizar y acabar con los malos olores en superficies de todo tipo, incluyendo las encimeras, la barra, mesas, sillas, suelos, paredes, puertas e incluso la vajilla y la mantelería.


          Incluso las pestilencias procedentes de los cuartos de baño serán sólo un  mal recuerdo desde el mismo momento que instalemos un generador de ozono  con un funcionamiento automatizado y programado.


          La limpieza periódica de los conductos del aire acondicionado  igualmente ayudará a controlar los olores, al tiempo que realizará una importante tarea de desinfección muy valorable de cara a posibles inspecciones sanitarias.


          En muchas ocasiones resulta de gran ayuda eliminar las molestias olfativas con un ozonizador en el mismo extractor de humos, a la vez que combatimos suciedades y bacterias.


          En el apartado del almacenaje de alimentos, el ozono convien tanto si están refrigerados (ozonizador de nevera) como si se trata de una sala tipo alhacena, en la que guardemos y acumulemos mercancía.



          Tanto en uno como en otro caso conseguiremos aumentar la vida útil de los alimentos frescos y, en general perecederos, neutralizando olores y evitando que se mezclen.


          Por último, el agua ozonizada mejora la calidad del suministro de la red pública con un sinfín de usos como algunos de los descritos u otros específicos.


          Por suerte, el mercado nos ofrece una amplia gama de ozonizadores que cubren las distintas necesidades que pueda tener la actividad diaria de un bar, todos ellos dispositivo ventajosos en bajo consumo, inocuidad, mínimo mantenimiento, precio asequible y facilidad de uso.


          Si quieres ver la solución para eliminar el mal olor en bares o discotecas haz clic en el siguiente enlace como desinfectar cafeterias y bares

 

          Los olores generados en actividades industriales suponen un problema medioambiental y de salubridad, especialmente cuando se dan en lugares cercanos a zonas residenciales.



         La demanda social de un aire más limpio y libre de olores ha comportado la elaboración de normativas cada vez más restrictivas respecto a la emisión de gases nocivos y molestos a la atmósfera, que obligan a las empresas a buscar soluciones para la depuración de los gases y la reduccion de los olores que emiten.


          La emisión de olores molestos puede provenir de una gran variedad de actividades industriales, aunque hay algunos sectores que son más propensos a generar malos olores debido a las “materias primas” con las que trabajan, como son los que trabajan con productos de origen animal, alimentación, ganadería, química o los gestores de residuos.


          En muchos otros casos los malos olores no se generan debido a la actividad propia de la empresa, sino a los residuos que la misma genera en sus procesos productivos. En este sentido, es habitual encontrarse el problema en las aguas residuales o lodos contaminados que se almacenan para ser enviados a una planta de depuración.


          Si bien es cierto que tomar las precauciones necesarias en los procesos puede ayudar a reducir y eliminar los olores, en muchas ocasiones nos encontramos que estas medidas son insuficientes y hay que implementar alguna tecnología de reducción de olores.



          Existen diferentes tecnologías de tratamiento de aire  para la eliminación de olores y la elección de la más adecuada depende de diversos factores como la naturaleza de los contaminantes, la cantidad o caudal a tratar y la concentración de las emisiones.


          La oxidacion termica regenerativa es una tecnología muy eficiente para eliminar COV’s y disolventes.


          Dependiendo de las concentraciones de COV’s a eliminar puede tener consumos energéticos algo elevados, pero como contrapartida permite un aprovechamiento del calor generado.


          Se puede aplicar para caudales muy variados, entre 2.000 y 150.000 Nm3/h, con concentraciones de COV’s que van desde 0,3 a 10 g/Nm3.



          El carbon activo  es un sistema en seco que tiene una eficacia limitada frente a moléculas pequeñas, como puede ser el amoniaco, pero que funciona muy bien para contaminaciones esporádicas. El lecho de carbón ha de ser repuesto con frecuencia.


          Los scrubbers y torres de lavado son una buena elección para caudales elevados. Debido a su mayor complejidad, esta tecnología requiere de un mayor mantenimiento por personal formado.


          Otro sistema de depuración a destacar es la depuración biológica, o biofiltros, que aprovecha la capacidad de algunos microorganismos para oxidar bioquímicamente las sustancias orgánicas e inorgánicas que contienen los gases que se deben tratar.


          En muchos casos, la biofiltración es la opción más económica y puede ser muy efectiva, pero en muchas otras ocasiones resulta insuficiente para alcanzar los límites de emisión permitidos, ya que no todos los contaminantes pueden ser eliminados mediante este tratamiento.